Martes 21 Mayo , 2019

Instalaciones

Las instalaciones dicen muchísimo del conocimiento que se tiene de los perros. Es una carta de presentación.

Las hay bonitas e ineficaces, las hay incluso peligrosas, las hay inadecuadas para los días extremos de calor o frio, las hay llamativas y nada más... Siempre aconsejo lo mismo: métase en ellas. ¿No va a estar allí su perro? Ud. al estar dentro puede preguntarse:

  • ¿Qué ve mi perro? … ¿Pared enfrente?... Se aburrirá.
  • ¿Qué siente mi perro?... ¿Otros perros que ladran?... Le alterarán el carácter.
  • ¿Y si llueve? … Se mojará.
  • ¿Siento calor?... ¿Frio?... ¿Viento?
  • ¿Se puede escapar?...

Háganme caso: Entre dentro de la perrera.

Cuando alguien hace una inversión mínima en una instalación, le está demostrando cuánto le importa el confort del perro que allí se aloja. Mala presentación.

La instalación nuestra, es de obra sólida, totalmente cubierta, embaldosada, el suelo pintado al clorocaucho para aislar el hormigón. Dispone de tres puertas, zona de calefacción por radiadores, única instalación que posee éste sistema, que sepamos en España. Totalmente galvanizados todos los elementos de hierro.

Las dimensiones son de 5,20 metros de largo por 2 metros de ancho. Se accede desde un pasillo cubierto que permite el trabajo en cualquier situación climatológica, lo que se traduce en que no se pierden horas de trabajo, haga el tiempo que haga. Los aislamientos son inmejorables. El confort del perro es máximo.

Las perreras, habitáculo del perro, están consideradas las mejores que puede encontrar en todo el país. Son un modelo de construcción. La salida a la zona de recreo es directa. Esto se traduce en una comodidad, al no tener que trasladar al perro de un sitio a otro y, que la misma persona, pueda vigilar el paseo mientras limpia las perreras, con lo que realiza al mismo tiempo dos funciones.

Esta zona tiene 3500 metros cuadrados de arbolado, ya antiguo, que da sombra a las perreras y gran parte del campo de recreo. Los árboles, moreras, pierden la hoja en invierno y permiten la entrada del sol, dando calidez necesaria en el duro invierno. El suelo es natural, al no tener humedad, como tendría el césped, no cobija los mosquitos, tan peligrosos para la transmisión de enfermedades mortales para el perro. Este tipo de suelo lo hemos elegido por la comodidad y limpieza y, sobre todo, puede leer el apartado de LEISHMANIA, por lo que es un hábitat imposible para los mosquitos. Este suelo de tierra y gravilla, imposibilita la habitabilidad de los mosquitos.

Ya desde hace muchísimos años, tienen una visita guiada los alumnos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza como modelo de instalación. También escuelas de capacitación Agraria de la Diputación General de Aragón.

Muy importante:

En toda la finca, la accesibilidad para disminuidos está garantizada. Tiene rebajes y rampas que no condicionan a éste tipo de personas.

Banner