Miércoles 17 Julio , 2019

Perros de Seguridad

La experiencia que tenemos en éste apartado es muy grande.

En 1981, comenzamos a preparar perros adiestrados para empresas de seguridad de todo el país.

Se importaban desde Alemania, del orden de 30 perros al año. También comprábamos en Holanda, y en Francia, en mucha menor cantidad. También nacionales, aunque entonces el mercado de aquí era más escaso que en la actualidad.

Se reciclaban en algunos aspectos y se vendían.

Se vendieron mucho a particulares, sobre todo del País Vasco.

Nuestra especialización en éste campo nos viene de que hacíamos el servicio, en ocasiones, nosotros mismos. Eran servicios de cierta responsabilidad y no los más fáciles. Siempre nocturnos. Canteras, obras en pleno monte, bosques, espectáculos, conciertos, etc.

De ésta experiencia, aprendimos las necesidades de lo que tiene que tener un perro de seguridad.

El perro tiene una función vital en algunos medios difíciles en el caso de no contar con ellos. En terreno abierto controla cientos de metros. Sus funciones olfativas y acústicas son muy altas.......y las extrasensoriales. Perciben en mucha mayor medida que nosotros. Nunca mejor dicho, un sexto sentido.

Las alarmas funcionan en los perímetros propios. El perro en los propios y en los que no lo son.

Controlan el exterior, eso que no es nuestro. Detectan y transmiten esa detección con su lenguaje, el ladrido, y con él, nos avisan de que algo está pasando. Es la primera actuación, la que hay que interpretar, ser avisado.

En caso de actuar el perro debe de ser contundente. El trabajo del perro de seguridad difiere del deportivo en ciertos puntos que hay que conocer para alejarse de ellos en el momento que el adiestramiento de unos y de otros lo requiere.

Quiero hacer una puntualización: el perro de seguridad tiene que ser ante todo vendible. ¿Qué quiere decir esto?  Que sea posible el cambio de mano, que se pueda llegar a adaptar a las condiciones de vida de quien lo necesite y ésta persona a su vez a manejarlo.

Si no hay compatibilidad no se vende el perro.

También disponemos de perros jóvenes iniciados para acabarlos cuando lleguen a su destino.

Y cachorros que "apuntan " bien, de personalidad acusada.

Si tiene alguna duda en éste apartado, consúltenos. No le vamos a vender un problema. Le venderemos una solución.

Y, si no es posible, no le venderemos nada. El asesoramiento va a ser muy profesional y va a ser incluso orientado desde la normativa legal de pertenencia de estos animales en las distintas comunidades autónomas que son regidas con normas distintas, esto en el caso de que no sean compañías de seguridad privada y sean particulares


Banner